Créditos Rápidos – ¡Que no te estafen!

Créditos rápidos : en estas páginas consejos y experiencias para evitar caer en estafas…

¿Cómo Obtener un CRÉDITO RÁPIDAMENTE con la CRISIS?

Al solicitar uno de esos créditos rápidos, hay que maximizar sus posibilidades de éxito porque los bancos y las financieras se han puesto mucho más quisquillosos. En primer lugar hay que tener claro que el primer convencido en poder devolver los intereses y el capital pedido SIN PROBLEMAS debemos de ser nosotros mismos. Si no es así, como se suele decir coloquialemente “apaga y vamonos” !

Si se pide el préstamo con lai dea de “a ver si puedo devolverlo..”, pocas posibilidades hay que esto funcione ya que los departamentos financieros de los bancos y organismos de créditos rápidos suelen percibir tanto con sus análisis internos como otros parámetros el riesgo que representamos y en esos caso, no obtendremos satisfacción. Quizás antes de arriesgarse con un banco, mejor pedir prestado a un familiar sin interes..

Para convencer la entidad financiera, hay que tener claro en primer lugar para qué finalidad es el crédito. Si es para comprar un coche, los bancos prefieren ese tipo de compromiso que uno cuya finalidad no ha quedado clara. En segundo lugar, el ratio de endeudamiento general del hogar no debe superar el 30% de los ingresos NETOS. Por ejemplo, si ganamos 2000 euros al mes, la mensualidad máxima que el banco evalua es que podemos devolver hasta un máximo de 600 euros. Hemos dicho un máximo yya que dentro de ese importe globla de endeudamiento hay que añadir la cuota de la hipoteca y otros compromisos financieros si los hay. Y por último, dentro del análisis de los elementos determinantes que solicitan y examinan los prestamistas, está el tipo de contrato laboral o la forma de ingresar dinero en el hogar, a saber si se trabaja por cuenta propia o autonomo…. Por último, y lo podríamos llamar la guinda en el pastel, está los informes de nuestro pasado crediticio, o sea si nuestro DNI/CIF aparece en establecimientos con el ASNEF o el RAI, es decir hemos tenido o tenemos aún cuentas morosas en otros establecimientos financieros, ya nos podemos olvidar del préstamo. Una mala nota o simple anotación en esas bases de datos de créditos y le podemos decir adiós al préstamo solicitado.

En esos casos difíciles, las garantías adicionales que refuercen la operación (aportar avalistas, poner en garantia un fondo de pensiones o un bien inmobikliario) pueden favorecer el otrogamiento del crédito pero si además de ese tipo de aval, uno se compromete con tomar más productos en el banco (seguros, tarjetas Visa, etc..) pues la operación será más facilmente aprobada.

No olviden que las entidades financieras ganan dinero prestando a clientes que devuelven sin sustos ni riesgos, en el tiempo acordado intereses y capital prestado.

[Total:2    Promedio:4.5/5]

Roberto

Volver arriba