Cashper, prácticas sospechosas comunes en créditos rápidos

Dentro de los créditos rápidos, hay empresas aún más rápidas que ofrecen lo que se denomina minicréditos.

Estos son préstamos de cantidades no muy elevadas que se tienen que devolver en un plazo de tiempo corto.

logo_cashper minicréditos rápidos

Cashper se conocía antes como SuCredito SL, filial llevada por Novum Bank.

Cashper es una empresa de créditos rápidos online que ofrece desde 50€ y hasta 500€ a devolver en 30 días. Cashper funciona de una manera muy sencilla, pues la verdad es que lo ponen fácil y visual en su web donde se fija la cantidad que quieres obtener de créditos rápidos en una barra deslizadora que representa la cantidad de dinero que te hace falta y se selecciona entre 2 únicas opciones de plazo de devolución 15 días o 30 días.

Al parecer conceden préstamos incluso estando listado en el ASNEF, la « lista negra » de los endeudados. Sin embargo las tasas son claramente altas, sin ofrecer nada más espectacular que la posibilidad de pedir minicréditos rápidos estando en lista de endeudamiento. Conviene usarse con cuidado pues las tasas son parecidas a las demás empresas.

En lo que se refiere a la atención al público, hay opiniones variadas, sin excederse en lo bueno ni en lo malo.

Sin embargo… al realizar simulacros, solicitan tus datos y el número de cuenta de tu banco para que te ingresen el crédito en caso de que te lo concedan. Para que te lo concedan, obviamente, te piden DNI, facturas, nómina y demás. Incluso sin enviar documentación alguna, por lo tanto sin conceder tampoco ningún crédito almacenan tus datos. Además especifican que no se da por empezando un crédito si no ha habido confirmación por parte del cliente. Varios clientes han recibido un mail en el que no indican ningún dato, declarando un impago por reclamación por no haber pagado el crédito sin indicar tampoco la cantidad de este último, en la fecha prevista. Entrando en la cuenta que se abre en su web para hacer la solicitud y/o simulacro, se declaran cantidades que devolver así como el plazo, y que todo está en proceso.

Esto obliga a las personas afectadas, mandar quejas y reclamaciones con el fin de solventar estas falsas deudas. En el caso de reclamar, se alega un error informático.

Lo que hace reflexionar que ya se han referido supuestas deudas por un supuesto fallo en los datos informáticos. Una práctica bastante extensa en las empresas de créditos rápidos que mandan mensajes reclamando pagos incluso a personas que no han contratado sus servicios y personas que ya han solventado las devoluciones.

¿Podría ser una método automático contando con la probabilidad de que algunos pagarán pensando que realmente lo deben, entre otros pagos y devoluciones? Las quejas de este tipo parecen ser demasiado frecuentes y sospechosas como para resultar ser errores…

[Total:6    Promedio:3.5/5]